Top

¿Conoce Ud. el impacto de la autorregulación emocional en la salud mental?

«La virtud de cada ser humano, es saber mantener el equilibrio ante sus victorias y no caerse ante sus derrotas«

Cedra L

La búsqueda del equilibrio

La homeostasis es esa capacidad que tienen los seres vivos de buscar el equilibrio interno frente a las condiciones cambiantes del exterior que podrían ser adversas a dicha estabilidad, y esta capacidad a nivel emocional es una de las que el ser humano desarrolla de manera más consciente a medida que va madurando física y psicológicamente.

Esta habilidad es de suma importancia para el desarrollo personal y social, ya que, a través de la autorregulación se pueden gestionar las emociones agradables y no tan placenteras frente a sí mismo y con los demás.

¿Qué ventajas tiene desarrollar la autorregulación?

Adquirir un adecuado nivel de autorregulación tiene grandes ventajas

  • Adquirir bienestar emocional
  • Aumentar la autoestima
  • Pensar con mayor claridad frente a situaciones problemáticas
  • Tomar decisiones con mayor eficiencia
  • Mantener la calma para actuar
  • Manejar el estrés en situaciones de presión.

Encontramos personas desde edad temprana con características más impulsivas, con menos posibilidad de pensar antes de actuar, pero pese a estas acciones, que pueden poner en riesgo la integridad física y mental y que han podido ser aprendidas del ambiente, como toda habilidad, son susceptibles de mejora, de desarrollo y crecimiento. Por tal motivo es tan importante su entrenamiento y aprendizaje el cual puede realizarse en cualquier edad y lo más interesante, todos podemos modelarla en nuestros hijos y estudiantes, siendo fuente de inspiración para ellos.

Y, ¿Cómo impacta en la salud mental?

En modo alto, pues la capacidad de gestionar de manera adecuada las emociones genera relaciones intra e interpersonales más funcionales, con una mejor forma de solucionar los conflictos y la sensación personal de control de la impulsividad en cualquier momento de forma voluntaria y adaptativa y esto construye la autoeficacia, la percepción que tenemos sobre nosotros mismos de enfrentar las situaciones que se nos presentan.

¿Cómo podemos fortalecer este equilibrio?

A través del reenfoque de algunas cosas que nos pasan diariamente, es decir, de verlas y enfrentarlas de manera diferente a la habitual al no evadir las emociones que consideramos negativas o que son desagradables. Racionalizar las emociones, reconociendo su manifestación, su causa y su manera de ser regulada nos aporta mayor autocontrol y adaptación, ya que, son inevitables, lo que podemos decidir es cómo las manejamos.

¿Y en los niños?

Validando sus emociones y enseñándoles que son importantes así no sean tan agradables, sentir lo desagradable nos ayuda a identificar lo que nos genera ansiedad, ira o tristeza que no es otra cosa de valorar cada situación emocional en nuestra vida, que gestionadas de una forma adecuada nos encaminan a la consecución de nuestros propósitos.

Por otro lado, buscando y enseñando diversas estrategias de expresión emocional que impliquen la solución racional de las situaciones para no afectar su bienestar emocional ni relacional.

Finalmente, siempre ser ejemplo, demostrar que es posible el control emocional y que esto redunda en sentirse más satisfechos y adaptados a la vida diaria con sus retos y fracasos.

Por: Rosa María Torres Pérez

Lic. Psicopedagoga

Esp. Logoterapia y Análisis existencial

Master en Dirección de Recursos Humanos

Orientadora Escolar Colegio Bilingüe Hispanoamericano Líder programa Salud Mental Sincronízate

Post a Comment

Open chat
Cuéntanos
Hola
En qué podemos ayudarte